miércoles, 9 de mayo de 2012

Esta entrada va por ti (solo esta)

Hoy he tardado, me he demorado, he parado por aquellos lugares que solía recorrer en nuestros peores momentos. Recuerdo intentar subir a la cima de Gijón, observarlo todo con frialdad, con mi confianza, conmigo mismo, sin ti. Recuerdo como me moría cada vez que intentaba adivinar dónde estarías en cada momento en alguna de aquellas inmensas calles con su Epiphone. Las venas de la ciudad se convertían en las mías, me sentía fuerte... y más destrozado que nunca.
Recuerdo cómo jugabas conmigo, amor. Fueron tiempos oscuros de verano, tiempos de las Flores del Mal de Beaudelaire, tiempo más que nunca de refugiarse en vetusta para llorar en la penumbra, de ver atardeceres solitarios con un corazón más roto que el cristal de esa puta copa de amargura con la que brindaste en mi honor. Paso a paso reviví disparo a disparo. Corría sin sentido, sin lugar, sin destino. Y sin destino llegué a nuestra playa. Comenzaba a llover y mi falsa indiferencia seguía reinando mi personalidad.
La escalera 19 siempre era un buen recurso para pasar las tardes más grises. "Te llamo y no lo coges, te busco y no estás, nunca estás, ya no estás." Gracias por haber elegido tu camino, hoy brindo yo por ti.

Paz y felicidad, amigos. Disculpen lo caótico de mi mente.

7 comentarios:

  1. Hola me gusta mucho tu blog. Me gustaría que me agregases a tuenti (soy Rubén Freije Saavedra):)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, pero no me va el rollo gay...

      Eliminar
    2. Pues con este blog no lo parece

      Eliminar
    3. Ajá, las apariencias molan

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Parece que te van bien las cosas, mucha suerte Lacosta

      Eliminar
    2. Dios , me llamas Lacosta y ya te odio otra vez,siempre tan "jodiendolo todo".
      Suerte a tí tambien pequeño Marc Sooner (encima seré generosa).
      pd: Pobre Ruben , siempre tan guay...

      Eliminar